Experiencia vertical en una vía ferrata

Via ferrata

Las vías ferratas son itinerarios que transcurren por paredes o macizos rocosos equipados con peldaños, puentes tibetanos, clavijas, rampas o pasamanos siempre atados a una línea de vida que garantiza la seguridad, a lo largo de la vertiginosa ruta que mezcla escalada con senderismo. Se trata de un deporte para amantes del riesgo que se puede practicar en la provincia de Jaén, mientras no se tenga miedo a las alturas, y siempre, en todos los casos, junto con empresas autorizadas que cuentan con los permisos para su explotación. El hecho de que algunos tramos sean accesibles a pie, desde el exterior, no da derecho legal a su uso, aunque se cuente con el material de seguridad que se exige para su progresión. Su uso sin contar con las empresas autorizadas será penalizado por las autoridades competentes.

La provincia de Jaén cuenta con tres zonas para la práctica de esta actividad, dos en el parque natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y otra en la Sierra Sur. Todas tienen una dificultad de fácil a media. Aunque esta actividad siempre se realizará acompañada por empresas especializadas, la verticalidad, el uso del material técnico y el esfuerzo continuado la hacen muy selectiva. La Mocha es la primera vía ferrata instalada en la provincia. Es un ejemplo de los bellos paisajes que se pueden contemplar mientras se practica este deporte, no solo una vez alcanzada la cima de este pico en La Iruela (1.500 metros), sino durante todo el ascenso.

Más información:

https://www.dipujaen.es/export/files/JPI/MaterialesDeporte/Guia-Jaen_Territorio_de_Aventura.pdf

via ferrta ii