Una exposición convierte en arte pictórico los versos hernandianos sobre la crueldad de la guerra

el_hombre_acecha_1

El cuarto poemario de Miguel Hernández, fundamentado en los horrores de la guerra y la crueldad de las personas, cobra imagen pictórica en una exposición monográfica que ha abierto sus puertas en el Museo Miguel Hernández/Josefina Manresa de Quesada. Bajo el título “El hombre acecha: pintado a Miguel Hernández”, son 13 cuadros de amplio formato obra del artista Manuel Ruiz-Funes, quien utiliza como recurso expresivo los colores de la tragedia: la oscuridad del negro (la muerte) y el dramatismo del rojo (la sangre derramada). La muestra podrá contemplarse hasta el próximo 9 de junio y forma parte del plan de actividades culturales de promoción del poeta organizado para este año por la Fundación Legado Literario Miguel Hernández.

Miguel Hernández escribió dos poemarios durante el periodo de la guerra civil: “Viento del Pueblo” (1937), un conjunto de versos de poesía épica, entusiasta, bandera optimista de la causa noble de los trabajadores y de los desfavorecidos; y “El hombre acecha” (1938), un libro de diferente tono, más retraído, fruto del abatimiento anímico por los avatares del conflicto, en el que narra poéticamente los horrores de la guerra y la tremenda realidad del hombre cuando, cegado por el odio, se comporta como animal desprovisto de humanidad. Son en total 19 poemas hernandianos los que integran “El hombre acecha”, y algunos de ellos son claro reflejo del principio Homo Homini Lupus (El hombre es un lobo para el hombre), como puede observarse en Canción primera:

“He regresado al tigre.

Aparta o te destrozo.

Hoy el amor es muerte,

Y el hombre acecha al hombre”.

Y otros como El tren de los heridos, en donde relata el horror de la guerra, la tragedia de España:

“[…] El tren lluvioso de la sangre suelta,

el frágil tren de los que se desangran,

el silencioso, el doloroso, el pálido,

el tren callado de los sufrimientos.

Silencio […]

El poemario es representado por el artista Manuel Ruiz-Funes en la muestra “El hombre acecha: pintado a Miguel Hernández”, 13 cuadros de amplio formato (116 x 90 cm), en los que usa los colores de la tragedia de la guerra: el negro que simboliza la muerte, la oscuridad y el miedo; y el rojo, que representa el drama, la sangre derramada, la tragedia del hombre convertido en bestia. Son, además, los mismos colores con los que el poemario pretendía salir publicado, según el criterio del propio poeta: rojo para la portada y negro para el título y el nombre del escritor. Sin embargo, el libro, aunque terminado, nunca llegó a publicarse, ya que el final de la guerra impidió que saliera de la imprenta. Ruiz-Funes lo recupera con trazo artístico crudo, expresivo en la dureza del contenido, y en donde se respira atmósfera del Guernika de Picasso como símbolo de la locura de la guerra.

El artista Manuel Ruiz-Funes (Murcia 1970) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada, además de contar con estudios de Grado en Historia del Arte por la UNED. Inició los estudios artísticos en la Escuela de Artes y Oficios de Orihuela con el artista Federico Chico. En Murcia continuó su formación con Manuel Muñoz-Barberán y Manuel Avellaneda (amigo y admirador de la obra de Rafael Zabaleta).

Ha realizado exposiciones individuales y colectivas en diversas localidades españolas, como “Incógnito”, “Escenarios curvos”, inspirada en “Historia de una escalera” de Antonio Buero Vallejo o “Desayuno sobre la hierba con Mapplethorpe”.

El catálogo de la exposición cuenta con prólogo del profesor Jesucristo Riquelme, autor de las Obras Completas del poeta y del Epistolario General de Miguel Hernández, presentado este último en la Biblioteca Nacional de Madrid y en los Baños Árabes de Jaén.