¡No procrastines y plántale cara a los exámenes finales con estos consejos!

sonriente-adolescentes-en-el-escritorio_23-2147666636

Nervios, intranquilidad, preocupación… Cada vez que se aproximan los exámenes finales un abanico que abarca todos los tipos de desasosiego puede hacer acto de presencia en tu día: esconderse no está permitido y ni si quiera tiene sentido. Vale, entonces ¿cómo plantarles cara?

Lo primero y fundamental, pero no por ello menos evidente, es contar con una buena preparación para que el margen de sorpresa sea nulo. Haberte creado un hábito de estudio es un gran aliciente para encarar estas pruebas con soltura, pero ¿quién no ha sentido alguna que otra vez que llegan demasiado pronto, que es empezar el curso y cuando te das cuenta ¡pum! ya están aquí esas fechas?

Por ello, lo mejor que se puede hacer para superarlos con éxito es estudiar con mucha antelación, si quieres buena nota es imprescindible hincar los codos porque la perfección llega con la práctica y el trabajo constante puede ayudarte a conseguir esa buena nota más de lo que te imaginas.

Organízate, ¿te has hecho ya un horario de estudio? Lo creas o no, puede ayudarte mucho a conseguir esa nota que quieres. ¿Cuántas horas dispones cada día para estudiar? Calcúlalas y divídelas entre las materias que tienes que estudiar y determina tus horas de estudio reales, los temas, tus descansos (los momentos de relax son tan efectivos y necesarios como las sesiones de estudios).

De hecho, desconectar es importante incluso el día previo al examen, una cena ligera y dormir el tiempo necesario además de relajarte te permitirá combatir los nervios. No obstante, asume esos nervios, es normal sentirlos. Confía en lo que has hecho hasta el momento, en el trabajo que has realizado, controla esos nervios y úsalos a tu favor para estar alerta, concéntrate y ¡da lo mejor de ti!