Un plan para trabajar con (y desde) la juventud

Old brick wall background

El II Plan Provincial de Juventud 2017- 2020 de la Diputación Provincial de Jaén ha nacido con la firme convicción de ser un instrumento fundamental para trabajar con y desde la juventud. De hecho, no tiene otra finalidad que la de ser una herramienta para construir una juventud más libre, igualitaria, autónoma, diversa y responsable socialmente.

El plan, destinado a jóvenes de entre 14 y 30 años, está dirigido a la mejora de la formación para la inserción laboral de este colectivo, el fomento de la convivencia, el respeto a la diversidad o el fomento de la cultura entre la juventud, entre otros aspectos. Uno de sus objetivos principales es generarles inquietudes y facilitarles salidas laborales de cooperativismo y emprendimiento para que permanezcan en sus pueblos. Para lograr esos objetivos, el plan se fundamenta en los siguientes principios:

  • Transversalidad. La juventud no vive aislada de la sociedad y, por eso, es fundamental prestarle atención que requiere no solo desde las áreas de juventud, sino desde todos los ámbitos de actuación de una administración. De hecho, el plan se sustenta en esfuerzos políticos a todos los niveles y en todos los sectores.
  • Interseccionalidad. Dentro de la juventud se cruzan distintas categorías que hay que atender con la finalidad de no crear exclusiones ni negar diversidades. Por ello, este principio rector atiende a las siguientes categorías: Edad, identidad de género, opción sexual, diversidad cultural, diversidad funcional y clase socio-económica.
  • Igualdad de género. La igualdad entre mujeres y hombres debe ser una línea transversal de trabajo durante toda la vigencia del plan con la finalidad de fomentar no solo la igualdad de género, sino también la prevención de la violencia machista desde edades muy tempranas. El reto de la igualdad corresponde a todas las áreas y administraciones públicas: Tanto las jóvenes como los jóvenes deben tener las mismas oportunidades en nuestra sociedad y con este plan se trabaja para avanzar en este sentido.
  • Diversidad. La juventud no puede entenderse como un grupo homogéneo en el que quienes son jóvenes comparten las mismas características y se definen por los mismos intereses. Por ello, las actuaciones de este plan van encaminadas a abarcar la diversidad de la población joven atendiendo a sus inquietudes e intereses y no aportando las mismas acciones a una diversidad de jóvenes.
  • Participación. El plan de juventud busca la implicación de la población joven: Un plan para la juventud, pero desde la juventud, un plan de juventud con la juventud. Para llevarla a cabo, fomenta los mecanismos necesarios que hagan real esta participación, siendo un plan flexible a las demandas y necesidades que plantee la juventud.
  • Virtualidad. El asentamiento de las Tecnologías de la Relación, la Comunicación y la Información (TRIC) nos lleva a considerarlas como eje central de este plan. Las nuevas formas de establecer redes entre la juventud, desde la juventud y con la juventud pasan necesariamente por el contexto virtual como espacio de encuentro. Por ello, se establecen canales de comunicación e información virtuales con la finalidad de ampliar la participación de la juventud en este plan. Se trata de una manera de democratizar y ampliar la participación de la juventud en y para este plan.
  • Innovación. Actuar y trabajar con jóvenes lleva implícita la innovación como principio fundamental. La juventud no es una población estancada ni puede ser analizada sin tener en cuenta el contexto en el que se inscribe. Por ello, desde este plan se apuesta por la innovación como camino para transformar la sociedad futura con una juventud del presente.