Consejos para usar un lenguaje inclusivo en las redes sociales

Jóvenes Jaén

El lenguaje es una herramienta de poder: construye, destruye y moldea realidades. El lenguaje es el puente que une relaciones e intercambios sociales. El lenguaje abarca cada ámbito de nuestro día a día, domina nuestras comunicaciones, nuestras relaciones y por eso es fundamental tener en cuenta también el lenguaje incluso cuando usamos las redes sociales.

No puedes olvidar nunca la premisa de que lo que no se nombra, simplemente, no existe de ahí que sea esencial un lenguaje que incluya tanto a mujeres como a hombres sin ocultar, subordinar o infravalorar. Pregúntate… ¿es sexista el lenguaje que usas en tus interacciones digitales? Tenlo muy claro, no es que el lenguaje sea sexista, sino el uso que le damos, por eso ¡permanece alerta!

Decía el filósofo y lingüista austriaco Ludwig Wittgenstein que los límites de su lenguaje son los límites de su mundo y no hay duda de que en el castellano contamos con los recursos para reflejar con realidad e igualdad ambos sexos.

El castellano incluye, a tal efecto, sustantivos que designan a los sexos por igual: los epicenos –portavoz, bebé-; los colectivos –ciudadanía, profesorado -, los abstractos –coordinación, presidencia – y las perífrasis –público lector, comunidad universitaria, equipo investigador, etcétera-.

Además, hay que empezar por eliminar esas expresiones y lugares comunes que perpetúan los estereotipos. Las palabra tranquilizan, persuaden, irritan, cabrean, alagan, enamoran… En esta sociedad hiperconectada en la que estamos creciendo, cada persona es un propio modelo de comportamiento, sus mensajes puede trascender en un instante desde tus redes sociales el ámbito más público. ¡Convirtámonos en ejemplos a imitar!