Tu cultura, tu historia… tus raíces íberas

Oppidum de Puente Tablas Jaén

El pasado no se puede cambiar, pero el futuro lo estamos modificando en cada paso que damos y para entender nuestro presente mientras avanzamos hacia el futuro tenemos que conocer nuestro pasado, a quienes nos precedieron y forman parte de nuestra cultura. En nuestra provincia tenemos un rico patrimonio legado por la cultura ibérica, identificada como el periodo histórico de la Edad del Hierro, es decir una etapa localizada entre el siglo VII y el siglo I a.C.

En términos étnicos, la población que caracterizó la Cultura Ibérica es la misma que desde el Neolítico ocupó el territorio andaluz, por lo que ha de descartarse que los pueblos iberos llegaran con su cultura ya configurada procedentes de África o de Asia, tal y como en algún momento se ha llegado a escribir. No obstante hay grandes diferencias entre las diferentes fases que caracterizaron el desarrollo de la Cultura Ibérica, lo que es normal para un periodo de siete siglos de historia.

El pueblo ibero, desde un punto de vista tecnológico y económico, produjo el instrumental agrario y las armas en hierro, fabricó cerámica a torno y dio un fuerte impulso a la agricultura cerealista incorporando el molino rotatorio. También desarrolló la arboricultura (almendro, vid, el olivo y los frutales) como nueva estrategia agraria.

La geografía de los pueblos iberos demuestra la diversidad habida entre estos incluso en un territorio tan homogéneo como el Valle del Guadalquivir. Las fuentes históricas confirman en los periodos más antiguos la existencia de dos grandes etnias una, la de los Tartesios, localizada en la Baja Andalucía, y otra la de los Mastienos que ocupaba la Alta Andalucía y que se extendía por el valle del río Segura hasta la costa Mediterránea.

En la provincia puedes seguir una ruta y seguir los pasos de este pueblo desde el oppidum de Puente Tablas en la capital jiennense, parando en el Museo Íbero y el Museo Provincial, siguiente por la ciudad de Cástulo y Museo Mongráfico en Linares, las tumbas principescas de Toya y Hornos en Peal de Becerro, la necrópolis dinástica de Cerrillo Blanco en Porcuna, el santuario ibérico de la lobera en Castellar, la ciudad fortificada de Giribaile en Vilches o la muralla ciclópea de Ibros.

Fuente: http://www.viajealtiempodelosiberos.com

Mapa ibero