Consejos para erradicar un uso sexista del lenguaje

microfono-con-gente-de-fondo-desenfocada_1232-992

El sexismo lingüístico hace referencia al uso discriminatorio del lenguaje que se hace por razón de sexo, porque no hay que olvidar que el lenguaje en sí no es sexista, el uso que se le da es donde se encuentra el sexismo y la visión androcéntrica. 

Hay usos que son inconscientes, que tenemos que ir desaprendiendo, pero hay otros que pueden ser deliberados. Todos, unos y otros, perpetúan la discriminación del sexo femenino, por ello es fundamental contar con unas pautas que nos abran los ojos y quiten las telarañas para corregir estas desigualdades.

1 .- Evita las presuposiciones. No des nada por hecho en lo que al sexo se refiere.

2.- No juzgues a profesionales por el hecho de ser mujeres. Por ejemplo: ‘En el departamento hay cuatro profesores titulares y dos mujeres’ en lugar de ‘en el departamento hay seis profesores titulares’.

3.- Presenta a las mujeres en igualdad de condiciones. 

4.- No uses expresiones que supongan un juicio de valor. ¿Qué es una actitud masculina? ¿Qué implica que alguien sea muy femenina?

5.- Erradica el masculino genérico. Lo que no se dice, no existe, más aun cuando existen otros caminos para expresar la misma realidad sin perpetuar la invisibilización de las mujeres ni la visión androcéntrica del mundo.

6.- Apuesta por terminología inclusiva. El alumnado en lugar de los alumnos; la juventud en lugar de los jóvenes.

7.- El orden de las palabras… sí altera el resultado. Tradicionalmente, el género masculino precede al femenino a la hora de redactar documentos, pero no siempre tiene que ir en primer lugar, se pueden alternar.

8.- Usa pronombres y determinantes sin marca de género. Sustituye el, los, este, aquel…por ‘quienes’. Por ejemplo, ‘quien gane recibirá un premio’ en lugar de ‘el ganador recibirá un premio’.