Hogueras de San Antón y el “Pelotero” de Arquillos

lumbre-concejales-web-745x450

El 17 de enero, onomástica de San Antonio Abad, y en algunos municipios en su víspera, se levantan lumbres en las calles y plazas, en honor del santo protector del fuego y de los animales. Los habitantes de cada pueblo cantan, bailan y los más jóvenes se atreven a saltar sobre las brasas de las hogueras. Esta celebración también se vive de manera especial en la ciudad de Jaén, se celebra bailes y cantos en corros, y de lumbres, en el que los ciudadanos de cada barrio se esmeran por conseguir la hoguera más grande y vistosa de la capital. En la localidad de Arquillos se rememora el día 16, víspera de la festividad de San Antón, una antiquísima tradición conocida por el nombre de “renovación de voto”. El alcalde, postrado ante los pies del santo, hace la solemne promesa de que toda la población guardará ayuno y abstinencia para agradecerle su milagrosa intercesión en la epidemia de cólera del año 1885. Sólo “el pelotero”, figura característica de esta fiesta que se dedica a danzar, correr y azotar suavemente la espalda de los participantes con un látigo en cuya punta se suspende una alpargata vieja, está libre de la penitencia.

Otros eventos de interés